Cómo estudiar una oposición (I): los facilitadores del estudio


A raíz de las nuevas convocatorias de oposiciones, hemos pensado que sería de gran utilidad presentar una serie de consejos sobre cómo estudiar este tipo de examen.
En esta primera parte nos vamos a ocupar de los facilitadores del estudio.
Los facilitadores del estudio son condiciones y circunstancias que, sin ser la propia actividad de estudiar el temario, hace que nos sea más fácil aprendérnoslo y nos cueste menos esfuerzo.
Lugar de estudio
Establecer un buen lugar de estudio ayuda a la concentración y facilita el rendimiento. Las características básicas de un buen lugar de estudio son:

  • El lugar ha de ser siempre el mismo, y, a ser posible, dedicado exclusivamente a estudiar.
  • El lugar ha de ser individual, un lugar de estudio para cada persona.
  • El lugar ha de ser ordenado, cada cosa ha de estar en su sitio, localizable, para facilitar nuestra labor y encontrar rápidamente lo que podamos necesitar.

El mobiliario debe ser sencillo:

  • Mesa: ha de ser lo suficientemente amplia como para poder colocar sobre ella el material de estudio.
  • Silla: ha de favorecer una actitud activa, permitiendo mantener la espalda vertical y, a la vez, cambiar la posición.
  • Estructuras de almacenamiento: para poder tener los libros y apuntes ordenados.

Las condiciones ambientales del lugar de estudio también son importantes. Debe ser un lugar iluminado y ventilado, con una temperatura agradable y donde no suela haber distracciones.
Horario de estudio
Está más que demostrada la necesidad de estudiar de forma planificada, de manera constante y ajustándose a un horario. El trabajo eficaz para a

probar una oposición debe ser de regular y continuado. Confeccionar un horario te ahorrara esfuerzo y tiempo, y te permitirá hacer cada cosa en su momento.

Para elaborar tu horario debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Crearlo a partir de las horas fijas que no puedes modificar, como trabajo, comidas, horas de sueño… para aprovechar todo el tiempo que te quede libre.
  • Se recomienda una hora de estudio por cada hora de clase. Esto implica 2-3 horas de estudio privado cada día.
  • El tiempo que dediques a cada materia debe ser proporcional a su dificultad.
  •  Procura alternar las materias que sean diferentes, así , conseguirás que tu cerebro se fatigue menos.
  • Las sesiones de estudio no deben superar la hora y media seguida. Es bueno hacer un pequeño descanso y cambiar de materia.
  • Dedique tiempo al repaso, por lo menos, una vez cada semana.
  • Dedique tiempo a descansar cuando acabe la sesión de estudio, cambiando de actividad intelectual.

Mañana veremos las fases del estudio diario y las condiciones fisiológicas que ayudan a mejorar la capacidad de estudio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *