Educación

No resulta una tarea nada fácil, vendría bien que los niños vinieran con un manual, pero no es así y partimos de que cada niño al igual que cada adulto es diferente y tienen necesidades diferentes y propias.
En las últimas décadas “la familia” ha evolucionado, han evolucionado y crecido los tipos de familias, las dinámicas entre los miembros y por consecuencia, también han cambiado las relaciones entre padres e hijos.
Dentro de nuestra experiencia profesional, en RC Psicología acuden familias con problemas relacionados con la forma en que los padres tienen que “controlar” y supervisar, responsabilizarse al fin y al cabo de los hijos.
Hay diferentes modelos con los que uno se puede enfrentar a estas problemáticas:
       Estilo autoritario: “Porque lo digo yo y no hay más que hablar”; Contempla una disciplina severa, un nivel bajo de apoyo y aprobación al niño.
       Estilo permisivo: “Lo que tu quieras”; Bajos niveles de control y exigencia por parte de los padres, aceptación de todos los deseos del niño.
       Estilo autorizativo («democrático»): caracterizado por ser un modelo más equilibrado, control moderado, castigo cuando es necesario solamente, refuerzo positivo, fomento de la autonomía del niño, cariño y afecto.
Encontrar el equilibrio no es nada sencillo pero sí se pueden aprender pautas y técnicas para que ayuden a ello, logrando así un buen clima en casa, familiar y de convivencia, educar en un ambiente de afecto respeto y apoyo, para así ayudar a construir relaciones de apego sanas y sólidas con unas normas, disciplina, hábitos y estilos familiares funcionales, positivos y saludables.
No olvidemos que los padres ejercen una gran influencia en el comportamiento de los hijos, son modelos y referentes para ellos. Esto es importante ya que si queremos modificar y potenciar comportamientos, tanto de los hijos como de los padres, es posible, ya lo venimos diciendo de forma habitual en este blog, aquel comportamiento que es aprendido se puede “des-aprender” y podemos adquirir otros nuevos que nos resulten mejor, además de potenciar e incidir en aquellos que tengan resultados positivos.

Educar(se) es todo un reto, ¡a por ello!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *