La ansiedad «se contagia»

La ansiedad varía enormemente de una persona a otra: una situación puede activar en alto grado a una persona cuando otra se siente completamente cómo da en ella.
Dos estudios recientes demuestran que, ante un momento de amenaza, la ansiedad se puede transmitir de uno a otro como si fuera contagiosa, alcanzando todos el mismo nivel de angustia. Esto se traduce en que distintos sujetos empiezan a comportarse de manera muy parecida.

Entonces cuando estemos muy ansiosos, preguntémonos si es porque realmente tenemos ansiedad, o si nos están contagiando los de al rededor. Si creemos que puede ser por esto, podemos separarnos un poco del grupo, respiramos profundamente, pensamos si realmente tenemos motivos para estar tan agitados, y nos tomamos unos minutos para nosotros mismos. La ansiedad bajará hasta niveles aceptables, que no nos interferirán en conseguir nuestra meta.

Un caso típico de esto es cuando estas esperando para entrar a hacer un examen. Llevas tiempo preparándote, sabes que es asequible, pero empiezan a rodearte compañeros que también se presentan al examen, que están nerviosos, y no paran de mirar los apuntes, los libros, de preguntar cosas… y te das cuenta de que tu también te estas poniendo nervioso. Es en ese momento, por ejemplo, cuando podemos hacer esta estrategia.

Espero que este consejo os sea útil. Y ya sabéis, podemos controlar la ansiedad que nos viene de fuera, solo es cuestión de práctica.

Una respuesta a «La ansiedad «se contagia»»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *