Siendo realistas, ¿qué es la felicidad?

Esta semana pasada me han preguntado, ¿qué es la felicidad? Y me ha llevado a una reflexión personal que me gustaría compartir con vosotros.

Todos sabemos que es la felicidad, porque en algún instante la hemos sentido. También sabemos la idea idílica de felicidad: «que todo vaya bien». Pero también sabemos que en el mundo real, todo no va siempre bien. Aquí es cuando mi interlocutor y yo llegamos a la conclusión de que ese tipo de felicidad, es inalcanzable. Entonces, ¿nunca seremos felices de verdad? Imposible.

Volvamos a la premisa de que «felicidad es que todo vaya bien», ¿qué es eso de que todo vaya bien? ¿Significa que todo vaya bien porque sí, sin nuestra intervención? Eso implicaría un locus de control externo, es decir, que nada, absolutamnete nada, dependa de nosotros, así que da igual lo que hagamos porque no vamos a conseguir intervenir en nada de eso que «va bien», lo que haría que no nos pudiéramos realizar, y eso nos llevaría a sufrir un fenómeno llamado indefensión aprendida, y que conlleva sufrimiento y es una de las principales causas de la depresión. Así que, que todo vaya bien y nosotros no intervengamos para nada nos lleva a la felicidad.

Y si reformulamos la premisa: «felicidad es que todo vaya bien gracias a nosotros». Esta premisa indica que nosotros hemos tenido que hacer algo para que las cosas vayan bien, por lo tanto, en algún momento no fueron bien. Esto anula el concepto idílico (en mi interior salto de alegría, ya que quiere decir que SÍ se puede conseguir). Pero me surge una nueva pregunta: ¿y qué tenemos que hacer para que todo vaya bien? ¿cómo podemos conseguir que todo vaya bien? Involucrándonos  (palabra mágica del día). Involucrarse es ser parte activa de la situación: adaptándonos a ella, siendo conscientes de nuestras metas, hacer de nuestras metas objetivos alcanzables y poniendo los medios para conseguirlas. Estar en este camino ya nos hace ser felices, porque estamos haciendo que todo vaya bien.

Así que ser felices, solo es una cuestión de tomar decisiones. A veces acertaremos a la primera, otras veces nos equivocaremos y tendremos que volver al primer paso del proceso. Pero como dicen, y mr. Wonderful ha adaptado a una postal: si te equivocas, enhorabuena, quiere decir que lo has intentado, y estás más cerca de llegar.

Podéis encontrar muchas más imágenes en www.mrwonderfulshop.es

Calle San Mateo, 8, 28004 Madrid, Madrid, España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *