Trastornos de la alimentación: definición

Los trastornos de alimentación afectan aproximadamente a 5,5% de la población española. Saber sobre ellas nos ayuda a detectarlas y pedir ayuda de forma temprana, pues las intervenciones en este tipo de problemas, son mucho más fáciles y efectivas cuánto antes se inicien.

Población de riesgo

Cuando se realiza estudios sobre trastornos psicológicos, siempre se busca las características de las personas que sufren estos trastornos. No quiere decir que si cumples con estas características, vas a sufrir o sufres trastornos de alimentación. Pero dada la sociedad en la que vivimos, es más fácil que estos trastornos se presenten en mujeres, de 12 a 21años. Esto no quiere decir que si eres hombre y mayor de 50 años, no puedas estar pasando por ello. Pero es menos probable.

Resultado de imagen de anorexiaCómo se definen los Trastornos de Alimentación (TCA)

Los TCA se caracterizan por conductas alteradas respecto a la ingesta de alimentos, o conductas alteradas con el objetivo de controlar el peso. Cuando hablamos de conductas alteradas, hablamos de comportamientos que nos hacen daño, bien sea física, psicológica o socialmente, y que no podemos controlar. Son conductas no adaptativas, es decir, no nos ayudan a adaptarnos a nuestro entorno, nos alejan de él, aunque creamos en todo lo contrario (desde algunas posturas de la psicología, los pensamientos también se consideran conducta).

Algunas de las consecuencias de esta alteración son cambios físicos, problemas médicos y/o problemas sociales (sobretodo aislamiento social).

Tipos de TCA

Dentro de los TCA, se diferencian principalmente 3:

· Anorexia: se manifiesta como un deseo irrefrenable de estar delgado, y suele provocar conductas voluntarias y extremas para conseguirlo.

· Bulimia: se caracteriza por episodios de atracones, y conductas que intentan compensar esa sobreingesta, además de una sobre-preocupación por el peso y la figura.

· TCA no específico: en esta categoría se incluye cualquier otro problema que no cumpla con todos los criterios diagnósticos de las categorías anteriores.

Consideraciones a tener en cuenta

Si la preocupación por el peso y la figura te preocupa tanto cómo para condicionar gran parte de tu día a día, contacta con un psicólogo. Cuanto antes se intervenga mejor. Muchas veces sólo son pensamientos, ideas que aparecen en nuestra mente y creemos que cómo todavía no hemos hecho alguna de las conductas que se suelen asociar a estos trastornos, no necesitamos ayuda. Si, en cambio, la pedimos en esa fase temprana, la intervención y recuperación será más sencilla.

Os dejo aquí el link para solicitar una primera consulta gratuita, por si necesitas orientación o una primera sesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *